Cada grano de polen tiene una composición compleja de elementos, por lo que es considerado un superalimento (complemento alimenticio).  El polen de abeja es una fuente poderosa y fácil de absorber de vitaminas, minerales, aminoácidos y proteínas.  Fortalece el sistema inmunológico y es un potente antioxidante.